La gran zancada de blade runnerLa gran zancada de blade runnerLa gran zancada de blade runnerLa gran zancada de blade runner

La gran zancada de blade runner

el atleta paralímpico oscar pistorius disputará los 400 y los 4x400 con el equipo olímpico de su país

Después de muchas polémicas, peticiones y estudios, Sudáfrica contará con su atleta más mediático en los Juegos Olímpicos de Londres: Oscar Pistorius. El corredor paralímpico disputará sus primeros Juegos Olímpicos, después de que el país africano le incluyese en la lista definitiva de 125 deportistas que llevará su delegación a Londres.
“Hoy es uno de los días más orgullosos de mi vida”, declaraba ‘Blade Runner’ ayer, apodado así por las prótesis que lleva en las piernas. Pistorius competirá en los 400 metros, donde ha conseguido dos marcas ‘A’ en el último año, y en los 4x400, formando equipo de relevos con Willem de Beer, Ofentse Mogawane y Shaun de Jager. El año pasado, en los mundiales de Daegu, Pistorius ya compitió con personas sin discapacidad. 
Su competitividad con el resto de atletas olímpicos queda fuera de duda, con los números en la mano. La mejor marca de Pistorius en los 400m, por ejemplo, es de 45,07, poco menos de dos segundos más lento que el récord mundial de 43,18 aún en manos de Michael Johnson desde 1999.
¿discapacitado o sobrecapacitado?
Una de las principales luchas que ha tenido que pelear Oscar Pistorius ha sido la de reconocer que no sólo es un atleta más, sino que sus prótesis de fibra de carbono no le dan ventaja, como algunos piensan. El corredor se ha sometido a innumerables pruebas por expertos en biomecánica. 
La propia IAAF ha tenido numerosas dudas al respecto. En enero de 2008 le prohibió competir competiciones mundiales absolutas, basándose en el llamado ‘Informe de Colonia’ de noviembre de 2007, y cuyas conclusiones demostraban que obtenía una ventaja sobre el resto. En este estudio se estableció que su consumo de oxígeno era un 25% menor que el de los corredores sin discapacidad, y que el ‘efecto muelle’ de sus prótesis es de un 90% y no de un 60%, lo que se traduce en un menor esfuerzo para el atleta. Además, la ausencia de masa muscular le permite llegar al final de la carrera con menor acumulación de ácido láctico, lo que a efectos prácticos supone que Pistorius llega menos cansado al final de cada prueba.
Pistorius apeló al Tribunal de Arbitraje Deportivo, que revocó esa decisión apoyándose en un estudio de la Universidad de Rice (Texas), y que es por la cual hoy en día está considerado un atleta más. El sudafricano no llegó a conseguir la mínima para Pekín 2008, pese a que estaba autorizado.
En 2009, posteriores estudios, como los de su compatriotas Ross Tucker, le atribuyen una ventaja numerada en segundos en los 400 metros. Concretamente, los estudios establecen que las cuchillas de fibra de carbono le permiten potenciar su velocidad entre un 15 y un 30%, pierde menos tiempo en contacto con el suelo -que presiona un 20% menos que los atletas normales- y su reposición de las piernas es de un 15,7% más rápido que el de los últimos seis plusmarquistas mundiales.
La propia IAAF se ha colocado entre la espada y la pared. Sus marcas están homologadas, y ha competido la pasada semana en los Nacionales de Sudáfrica sin mayores problemas. Sin embargo, el año pasado en Daegu le prohibió disputar la final de los 4x400 con Sudáfrica, pese a que había disputado hasta las semifinales. Se proclamaron subcampeones del mundo.
La polémica está servida, y más cuando Pistorius es el claro dominador en las pruebas de atletismo de los Juegos Paralímpicos. Su participación en los Olímpicos no le impedirá intentar reeditar sus títulos en 100, 200, 400 y 4x100 metros en los Paralímpicos.
La inclusión de Pistorius en los Juegos Olímpicos abre una polémica puerta. ¿Está más cerca la entrada de atletas con, por ejemplo, una bomba en el corazón que le otorgue mayor resistencia en un maratón? ¿Deben los atletas servirse de la tecnología sólo para paliar sus discapacidades o pueden hacerlo para potenciar su rendimiento en competición?